La congregación “Iglesia Obra de Orange” nació en el verano de 1989 en la Ciudad de Orange, del condado de Orange, prácticamente en los suburbios de la ciudad de Los Angeles, al sur de California, en los Estados Unidos.

La Iglesia Obra de Orange emergió originalmente como parte de una Iglesia americana anglo-parlante llamada: “Orange Covenant Church” (Iglesia del Pacto de Orange), la cual está asociada a la denominación conocida como: “Evangelical Covenant Church of America” (Iglesia del Pacto Evangelico de América”). Esta denominación tiene Iglesias en Méjico, Guatemala y Colombia, y es conocida en América Latina como: La Iglesia del “Pacto Evangélico”.

La Iglesia Obra de Orange, surgió en la ciudad de Orange, California, como una respuesta de la Iglesia anglo-parlante “Orange Covenant Church” , y su pastor de aquel entonces Rev. Donald Bowers, a la creciente población hispana que empezaba a inundar el Condado de Orange en la década de los años 80. El pastor Bowers le pidió ayuda a la única familia hispana que tenía en su congregación: La familia de quien hoy es el pastor Andy Zamora.

Lo que el pastor Bowers quería era: Que la “Orange Covenant Church” pudiese tener un “ministerio hispano” que trabajara con esa creciente población hispana que empezaba a abarrotar las calles de la ciudad. Poner a trabajar el recurso humano hispano para aprovechar a quienes hablaban español dentro de su misma congregación. Aprovechar la experiencia de Andy Zamora, quien había fungido como líder de las comunidades Indígenas de Costa Rica, en Centro América, para las que había trabajado por muchos años como Director Ejecutivo de “CONAI”: Comisión Nacional de Asuntos Indígenas (The National Commission of Indian Affairs).

Y Dios bendijo la “visión”. A los seis meses de haberse iniciado el proyecto hispano que la congregación de habla inglesa había denominado “One in the Spirit”, la Obra de Orange había dejado de ser un “proyecto” y se había convertido en “Iglesia Obra de Orange”. La Iglesia había empezado con tan solo 6 personas, y aunque hoy día la asistencia regular de los cultos dominicales es de aproximadamente 500 personas, sabemos que la Iglesia Obra de Orange continúa en franco y sostenido crecimiento.